Leonardo Boff: Un teólogo peregrino: en los caminos de la liberación y la sabiduría.

Posted in Sin categoría por marfuerte on 4 Abril 2013
Leonardo Boff: Un teólogo peregrino: en los caminos de la liberación y la sabiduría.
Ocean Castillo Loría.

Con gran sorpresa y alegría, nos hemos dado cuenta el pasado fin de semana (Domingo de resurrección), de una nueva visita el teólogo Leonardo Boff a nuestro país, en ella el prestigioso visitante, está realizando una serie de charlas en varios centros universitarios de Costa Rica.

Múltiples han sido los caminos que ha transitado el Dr. Boff, pero creo sano poder resumirlos en dos elementos centrales: la liberación y la sabiduría…

Liberación y sabiduría desde la academia.

Liberación y sabiduría desde sus escritos.

Liberación y sabiduría desde su defensa de la ecología.

Liberación y sabiduría desde su reflexión política.

Liberación y sabiduría desde la religión.

Liberación y sabiduría desde la teología.

Y estos caminos o elementos centrales, han estado fundados en un sólido pensamiento crítico, porque es muy fácil ser académico, escribir, asumir ciertas causas, incluidas las del cristianismo, con un pensamiento acomodado y apegado a los caminos lisos de repetir lo que las instituciones del sistema de dominación quieren que se repita.

Boff ha roto moldes y con ellos, se ha convertido en dolor de cabeza de los sistemas establecidos. En ello Don Leonardo, se ha vuelto un buen discípulo de su Señor, Jesús de Nazaret, quien rompió a fuerza de denunciar lo incorrecto y anunciar la esperanza (El Reino de Dios), los moldes del sistema de dominación de su tiempo.

No en balde estamos hablando de uno de los mejores teólogos de América Latina (“teólogo disidente”, lo calificarían los comentaristas de la “oficialidad del catolicismo”)

Cuando se lee a Boff, y hemos tenido el privilegio de leerle, se encuentra uno con dos características en sus múltiples libros: método (Tanto teológico como de las ciencias sociales) y denuncia profética (Una vez más, el señalamiento de lo incorrecto y el anuncio de la esperanza, esperanza que entendemos desde un modelo teológico liberador como el Reino de Dios)

Así Boff y sus libros, no son neutrales, tienen una posición determinada; Boff y sus libros, tienen una ubicación diríamos, aunque a algunos les sueñe extraño y hasta indigerible, teológico – política clara, de ahí la ética que sus escritos revelan.

Y es que Don Leonardo, escribe desde una concepción del Dios liberador, que le permite referir a los otros temas sobre los que habla o escribe (La ecología, la política etc.)

Así, ese Dios liberador es el sostén de todas las cosas… es el origen de las cosas.
Y como recuerdan estas afirmaciones el prólogo del Evangelio según San Juan…

Entonces, a la luz de ese Dios liberador se recorren los dos caminos de los que hemos hablado antes: el de la liberación y el de la sabiduría, ambos caminos, aristas o rostros del mismo Dios.

Y he aquí el ejemplo que nos pone Boff a quienes por privilegio nos hemos formado un poquito en las ciencias sociales y en la teología: vivimos ante una disyuntiva ética: o caminamos los difíciles caminos de la liberación y la sabiduría (Vienen a mi mente los caminos estriados de los que habla Jesús Ibáñez, en su ya clásico texto: “Del algoritmo al sujeto”); o andamos por los caminos lisos de la mera repetición de lo que han dicho otros científicos sociales u otros teólogos.

La bifurcación es clara: ciencia social perezosa, teología perezosa… o ciencia social creativa y teología creativa.

Es un privilegio tener a Boff en el país en este tiempo, un tiempo en el que entre otras cosas, la Iglesia Católica está tan movida, un tiempo en el que aún resuenan las palabras del hoy obispo emérito de Roma, Benedicto XVI al renunciar.

Y en honor a la historia, no fueron esas palabras las que escuchó Boff en 1985, pero sí fue la misma voz la que le obsequió con el silencio en ese año: para entendernos, fue en ese 1985, que la Iglesia, la Congregación para la Doctrina de la Fe y Joseph Ratzinger, le dijeron: “Guarde silencio hasta nueva orden”.

¿Se amarraba al rebelde?… ¿Se golpeaba indefectiblemente la Teología de la Liberación?…

A inicios de la pascua de 1986, se le levanta la sanción del el silencio… es decir, se le devuelve la palabra. Pero poco a poco, la estructura de la Iglesia va marginando al brasileño, y le va cercando, hasta que en 1992, abandona la orden Franciscana y por ende, el modelo de Iglesia que le oprimía.

A partir de allí, Boff es un teólogo católico (En el sentido más estricto universal), pero ya fuera de las estructuras eclesiásticas (Y de allí la etiqueta de “teólogo disidente”). Es en este punto donde creemos se profundiza su andar por los caminos de la liberación y la sabiduría.

Y es en ese andar que el Dr. Leonardo Boff ha vuelto a Costa Rica.

¡Una excelente noticia para el país!